domingo, 2 de diciembre de 2012

Dios bendiga a las vendedoras...


Desde que comencé a escribir para las páginas de este prestigioso suplemento dedicado a la mujer, he perdido ya la cuenta de cuantas veces mis compañeras de trabajo me han pedido que les dedique alguna de mis columnas. Imagínense mi orgullo ante tremendo pedido, y como negarme? He aquí entonces, mi pequeño homenaje a todas ellas. Leer sin prejuicio, eh?
Existen  trabajos en los que se arriesga la vida a diario, existen también aquellos en los cuales  se pone a prueba nuestro ingenio y rapidez para salir de determinadas situaciones…y existen las empleadas de comercio.
Ropa ajustada y a la moda, labios pintados de rojo furioso o rosa chicle, peinados abultados y una energía que podría alimentar, sin exagerar, a una pequeña ciudad…o a un barrio grande. Obsérvenlas llegar al centro completamente producidas, con una sonrisa de oreja a oreja…que nosotros, compradores nos encargaremos de tratar de derribar con el paso del día.    
Existen grupos diferentes de vendedoras. Están por un lado aquellas que trabajan por comisión, y que harán todo y cuanto este a su alcance para cumplir su objetivo: vendernos, mínimo un par de medias. Algunas suelen dar un poco de miedo, ya que no alcanza el posible comprador a cruzar la puerta del negocio que se encuentra rodeado. ¿La solución? Repetir tres veces “estoy mirando” hasta que finalmente podamos recorrer tranquilos y decidir sin presiones. Y después estan las famosas desinteresadas, las que yo llamo “si queres comprar, comprá”, y que con su actitud despreocupada tambien suelen conseguir vender, aunque a veces a costa de la paciencia de los clientes.
Reconozcamos que como futuros clientes solemos ser bastante difíciles.
Pónganse una mano en el corazón y díganme cuantas veces entraron a un local,
 se probaron tooooodo lo que había y después de llevar a la cordial vendedora
 prácticamente al borde del ataque de nervios le dijeron la clásica frase 
"bueno, paso en otro momento" o la muletilla del "¿hasta que hora tenés abierto?" 
cuando sabemos perfectamente que NO vamos a volver...no al menos hasta que
 tengamos que volver a hacer tiempo entre salir del trabajo y encontrarnos
 con nuestras parejas para emprender la vuelta a casa. Dios bendiga a las 
empleadas de comercio, abanderadas de la paciencia y de la sonrisa inmutable 
durante el calvario diario de ocho horas que de lunes a sábado transitan para 
hacer de nuestras vidas de compradores compulsivos un lugar mejor. Un saludo
 a todas ellas, y espero que en estas lineas, mezcla de humor y realidad,
 se les halla hecho justicia.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario